گیاهی ترین AnzanDigital فروشگاه
Principal » Ayacucho » Tres Mascaras Crónica Ayacuchana Colonial
tres mascaras

Tres Mascaras Crónica Ayacuchana Colonial

Tres Mascaras esta es una crónica de la Huamanga colonial, 1706, versión libre de “Tradiciones Huamanguinas” de Juan de Mata. Cabe destacar que existen detalles que no figuran en esta historia tales como que el duelo entre los caballeros se realizó con esgrima y justamente fueron las 3 personas usando mascaras, de allí el nombre “Tres Mascaras” con el que se conoce actualmente a esta calle. Existen muchas versiones e incluso una con un final feliz en donde los jóvenes se llegan a casar, sin duda una historia interesante para investigar. Aquí el relato.




En una de esas hermosas noches huamanguinas, una bella muchacha llamada Isabel, lloraba desconsolada… ¿Qué pasa, Isabel?, ¿Porqué lloras?, preguntó Ricardo, su joven enamorado.

¡Ay, Ricardo mío,… lo nuestro no puede ser…. Mi padre ha prometido mi mano al Marqués de Valdelirios, dijo sollozando Isabel.

¿¡Cómo!?, ¡no puede ser!….. Isabel,… ¡vámonos lejos.!… ¡cásate conmigo!.. viviremos juntos una vida feliz … dijo el joven enamorado desesperadamente.

La bella Isabel le contestó… Ricardo,… tengo miedo… no puedo enfrentarme a mi padre….. y así, continuaba llorando.

La sombra negra de la tragedia empezaba a envolver a Huamanga y a esta linda parejita debido a la impertinente intervención paterna, pues había prometido a su hija a un anciano y rico hacendado.

Enterado de las intenciones del padre, el joven Ricardo, también perteneciente a una noble familia, planeó el rapto de su amada, sin importarle las consecuencias….

Ya, durante la noche del rapto planeado, Ricardo sigilosamente sube la pared que le conduciría a la habitación de Isabel, cuando de pronto escucha…..

¡Hey!, …¡Hey!….¡Joven Ricardo!… ¿No sabe usted que me ofende al intentar acercarse a las habitaciones de mi prometida a estas horas de la noche?… Saque su espada, que en estos momentos lavaré mi honor con su sangre…. Dijo el Marqués de Valdelirios.

Ricardo, aceptó el lance por defender su amor por Isabel frente al viejito metete, y, empezó una recia y dura lucha en la calle que llamó la atención de Isabel y su padre, el Marqués de “La Totora”, quienes al ver la lucha quedaron estupefactos…. Hasta que sucedió lo que tenía que suceder….

Aggg, Agggg… dijo el Marqués de Valdelirios, que había recibido una estocada mortal de la espada del joven Ricardo.

Al ver a su amigo caído, el Marqués de la Totora, se enfureció y dijo…. ¡Ricardo!… ¡Mal nacido!… ¿cómo osas matar al prometido de mi amada hija?

Entonces, cogió la espada del caído y ataca con furia a Ricardo, que opta por defenderse del ataque desesperado del padre de Isabel, ante la mirada atónita de la bella doncella… Tras cruenta lucha callejera, desigual por cierto por la diferencia de edades, cae mortalmente herido el Marqués de la Totora.

Aggg, Agggg, ¡Maldito!… llega a decir el padre de Isabel en su último suspiro.

Isabel horrorizada por lo ocurrido miraba cómo su padre adorado moría por la espada de su amado Ricardo. ¡Qué situación tan desgarradora!… Entonces, Isabel, con el rostro pálido y ensombrecido coge la espada caída y se dirige a Ricardo y le dice:

Ricardo, hasta este momento te he amado mucho, pero ahora que haz matado a mi padre, te odio en el alma… Ahora lucharé hasta que muera yo, o tú…. Miserable.

Ricardo dirigiéndose a Isabel le dijo: ¡Perdóname Isabel!…¡me dejé llevar por mi pasión por ti!… Es que te amo tanto que enloquecí al saber que te casarías con otro.

Mientras hablaba, Ricardo tiró la espada, se arrodilló delante de Isabel, le rogó el perdón y lloró. Pero, Isabel se mantenía inflexible, entonces el joven amante dijo:

¡Mátame querida, así podré resarcir mi crimen!…

Con profundo dolor que le hería el alma, Isabel mira un momento a Ricardo, no podía perdonarlo, entonces la bella mujer hunde la espada en el pecho de Ricardo que esperaba pacientemente el último segundo de su vida.

Agggg, Agggg….. Isabel te amooo… se le oyó decir a Ricardo mientras caía al frío asfalto de piedra de la calle huamanguina.

Al día siguiente, Huamanga despertó con un cuadro macabro: Tres difuntos, todos de noble alcurnia estaban tendidos en un gran charco de sangre. Aquella macabra calle hoy es conocida como “Tres Mascaras” en honor a estos nobles caballeros. Isabel entró al Convento de Santa Clara, haciéndose monja e hizo penitencia por su crimen.

Tres Mascaras Cronica Ayacuchana

¿Qué lecciones sacamos de esta historia?

  • Todo padre debe ser consejero. No debe imponer o prohibir los amores de sus hijos como hizo el padre de Isabel.
  • No puede haber compromisos a nombre de terceros sin su voluntad o consentimiento. Tal como lo hizo el padre de Isabel al comprometerla sin la aprobación de ella.
  • Un yerno nunca debe enfrentar a su suegro. Puede traer funestas consecuencias a la pareja.

Tres Mascaras

Mira también

Wawa Ayacuchana preparación

Wawa Ayacuchana preparación al estilo tradicional

Wawa Ayacuchana preparación, es costumbre en Ayacucho, para las festividades de Todos los Santos, preparar …